03 noviembre 2012

Darynda Jones: Cuarta tumba bajo mis pies


A veces ser el ángel de la muerte resulta ser eso, mortal. Y desde que el último caso de Charley terminó tan mal, ésta se ha tomado un par de meses de baja para revolcarse en la autocompasión. Sin embargo, cuando una mujer aparece en su puerta, convencida de que alguien está intentando matarla, Charley tiene que forzarse a sí misma en levantarse de nuevo. O al menos vestirse. Charlie rápidamente se da cuenta de que algo no encaja cuando todo el mundo que conoce a la mujer jura que ésta está loca. Cuando más refutan su relato, más la cree Charlie.
Mientras tanto, el sexy y sensual hijo de Satán, Reyes Farrow, ha sido absuelto de todos los cargo. Está fuera de prisión y de la vida de Charlie, tal y como fue su deseo y unas bien escogidas amenazas de muerte. Su ausencia ha obstaculizado seriamente la vida sexual de Charlie. Aunque hay otras cosas a tener en cuenta, como el hecho de que la ciudad de Alburquerque esté sufriendo a manos de un pirómano, Charlie lo está pasando mal para mantenerse alejada de él. Especialmente cuando parece que Reyes puede estar involucrado. Justo cuando su vida está volviendo a la normalidad, Charlie se ve lanzada de nuevo al mundo de crimen, castigo y al diablo de ojos azules.
No sé si se debe a que tras tener el privilegio de leer el próximo libro de la saga de Rachel Morgan, todo lo demás me parece insustancial, pero la cuarta entrega de las aventuras y desventuras de Charlie Davidson me ha resultado decepcionante.
Mientras que los tres libros anteriores están llenos de acción e intriga, este último se siente como un libro de relleno. Da la impresión de que la autora no estaba muy centrada en la trama.

El final de la tercera novela nos deja a una Charlie rota, no solo físicamente, tras sufrir a manos del psicópata de Earl Walker, sino también mentalmente, al sentirse traicionada por Reyes y por su padre.
Al comienzo de Fourth Grave,
Charlie aún está luchando contra las secuelas de tan traumática experiencia, temerosa de su propia sombra e incapaz de salir a la calle.
El hecho de estar en números rojos la reactiva lo suficiente como para hacer el esfuerzo hercúleo de ir en busca de Reyes e intentar pasarle la factura por la captura de Walker.

De camino a la calle, Charlie se ve sorprendida por Harper, una clienta que le pide ayuda, pues cree que alguien está intentando matarla.


A partir de ahí, la trama se centra en la resolución del caso, con paréntesis ocasionales en los que veremos como el padre de Charlie intenta hablar con ella (con escaso resultado), su hermana Gemma trata de psicoanalizarla para que supere su trauma y, veremos también una especie de reconciliación con Reyes,
al que sorprende viviendo nada más ni menos, que con Elaine Oake!!!


La trama con Reyes es la más decepcionante. Al principio parecen reconciliarse, pero la paz entre ambos dura poco...de manera que acabamos de nuevo IGUAL que estábamos en los libros anteriores, sin avanzar ni un poquito.
También hacen una aparición los Bandits, protagonizando uno de los capítulos más divertidos del libro, pues Charlie se ve envuelta ¡en el atraco a un banco!

Tampoco avanzamos gran cosa a la hora de descubrir la extensión de los poderes de Charlie, aunque ésta consigue proyectarse fuera de su cuerpo con consecuencias de lo más funestas, en una escena bastante movidita.

Por último, señalar que pese a que la sinopsis del libro hace referencia a un pirómano que está asolando Alburquerque, acabamos el libro sin saber nada nuevo al respecto, salvo una sospecha de Charlie....por lo que esa trama queda abierta para la próxima entrega.

En definitiva, que el que estaba llamado a ser el libro más oscuro de la saga, es un libro lento, de relleno, en el que ni Charlie, ni el resto de personajes, avanza nada personalmente.
Merece la pena leerlo por saber más de nuestros personajes favoritos, así como también por un par o tres de sorpresillas que la autora se guarda en la manga (algunas de las cuales se ven venir, la verdad)
Espero que Davydson se ponga  un poco más las pilas en la próxima novela.