11 diciembre 2012

Rogue Ride de Larissa Ione (Lords of Deliverance #4)


Las profecías siempre habían estado ahí, pero todo el mundo las había obviado.... hasta ahora. Son los Cuatro Jinetes del Apocalipsis y pueden evitar que el Fin del Mundo llegue... o desencadenarlo.

Jillian Cardiff viajó hasta ese remoto pueblo entre las montañas para olvidar el ataque demoníaco que sufrió y que casi termino con su vida. Pero en vez de eso lo que consiguió fue rescatar —y enamorarse— de un espectacular extraño que no recuerda absolutamente nada de su pasado, excepto su nombre. Atractivo, encantador y protector, Reseph parece ser el tipo de hombre en el Jillian puede confiar.  Pero los retazos de su pasado que van y vienen también apuntan a que puede ser alguien muy peligroso.
Puede que Reseph no sepa nada de su pasado, o por qué ha aparecido en la vida de Jillian como caído del cielo, pero sí que tiene claro que quiere quedarse. Entonces los vecinos de Jillian son asesinados y los cazadores de demonios entran en escena. Reseph empieza a temerse que sea él mismo el que esté poniendo en peligro a Jillian. Y cuando ambos descubren que Reseph también es Peste, el jinete que está sembrando el mundo de muerte y destrucción, tendrán que enfrentarse al mayor desafío de todos: ¿podrán superar los horrores de un escalofriante pasado y luchar por salvar el mundo y conseguir el futuro que tanto anhelan?
Idioma: Inglés
Fecha de publicación: 20 de noviembre de 2012
Editorial: Piatkus
Serie: Lords of Deliverance, nº 4

Mi review:

Última entrega de la serie Lords of Deliverance de Larissa Ione. Serie que comenzó como un spin-off de la serie Demónica y se ha convertido en un super éxito de ventas, llegando a eclipsar a la anterior.
Para quien no la haya leído, he aquí la leyenda que da origen a la saga:
Su nombre era Lilith, y era una malvada súcubo. Él era Yenrieth y era un ángel bueno.
Tras siglos seduciendo humanos, Lilith se aburría. De manera que posó sus ojos en Yenrieth. El útimo gran desafío.
Él se resistió. Ella perseveró. Él se resistió con más ahinco. Así continuaron por décadas, hasta que ocurrió lo inevitable. Ella era, a pesar de todo, hermosa, y a él le gustaba demasiado el vino.
Nadie sabe que le pasó a Yenrieth tras su noche de pasión, pero nueve meses después Lilith dio a luz a tres niños y una niña. Los llamó Ares, Reseph, Thanatos y Limos.
Lilith se quedó con la niña, Limos, en Sheoul (el plano infernal) y envió a los niños al plano humano, situándolos en familias poderosas y ricas.
Los niños se conviertieron en hombres, sin sospechar nunca sus verdaderos orígenes. Al menos hasta que aparecieron los demonios, sembrando el terror y pretendiendo usar a los hijos de Lilith para esclavizar a la humanidad. Limos escapó de Sheoul, encontró a sus hermanos, y les reveló la verdad acerca de su linaje.
En aquel entonces, los hermanos habían visto sus familias y tierras destruídas por los demonios, por lo que ciegos de odio y sedientos de venganza, alentaron a los humanos (en ocasiones manipulándolos e incluso forzándolos) para que lucharan con ellos violentas y largas batallas contra las abominaciones del inframundo.
Esto no sentó muy bien en el plano celestial.
Zacarías, un ángel del Apocalipsis, comandó una legión de ángeles a la Tierra, donde batallaron con las hordas infernales.
Cuando la tierra y las aguas se tiñeron de rojo con sangre y los humanos no pudieron sobrevivir en las tierras envenenadas, Zacarías selló un pacto con el diablo.
Los hijos de Lilith serían castigados por llevar a la humanidad al borde de la extinción en su intento egoista de conseguir venganza. Ya que estos casi habían traído el final de los días, fueron malditos como guardianes del Armagedón, como defensores o instigadores; la decisión recaería sobre sus hombros.
A cada uno de ellos se les dio un Sello y con cada Sello, dos profecías. Si protegían sus Sellos de modo que estos no se rompieran, hasta que se cumpliera la profecía bíblica, salvarían sus almas... y a la humanidad.
Pero si permitían que sus sellos se rompieran prematuramente, tal y como se profetizaba en la Daemonica, la bíblia demoníaca, se convertirían en malvados y serían conocidos para siempre con los nombres de Guerra, Peste, Muerte y Hambre.
Y así fue como surgieron los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.
(Extracto traducido por mí de "Apocalypse: The Lords of Deliverance Compendium")

El comienzo de la saga se encuentra marcado por la rotura del Sello de Reseph, de manera que este se convierte en Peste. Esto tiene lugar en Jinete Eterno (Eternal Rider), libro centrado en Ares (Guerra), y a partir de ese momento y en los sucesivas entregas de la saga, Peste no dejará de sembrar el caos, la destrucción y la peste por todo el mundo. Planeando la mejor manera de romper los Sellos de sus hermanos y traer así el Apocalipsis.

Al final de Jinete Letal, tercera novela de la saga centrada en Thanatos (Muerte) y para mí el mejor libro de la saga, la autora nos dejó colgando de un hilo, con Peste finalmente contenido dentro de Reseph, lo cual lo deja medio enloquecido.
Reaver, en un acto de piedad, le borra la memoria y lo lanza al mundo mortal, con la esperanza de que Jillian, una mujer que ha sido brutalmente atacada por demonios y que tiene una "conexión" con Reseph, lo salve.

A partir de ese momento comienza la historia de amor entre ambos, que resulta entretenida, aunque para mí, no tiene tanta emoción y profundidad como la de Thanatos. Es bastante previsible.
De hecho, me he encontrado pasando casi de largo en algunos capítulos, buscando la aparición de Harvester y Reaver, que han llegado a eclipsar a Jillian y Reseph.
Si alguien tenía dudas acerca de quien son en realidad Reaver y Harvester, ¡ahora quedan definitivamente despejadas! (si no sabéis de qué hablo, leed el Compendium, en concreto el capítulo "Condenación Eterna" (Eternal Damnation) que es el que cuenta la VERDADERA historia de Yenrieth y Lilith, que nada tiene que ver con la leyenda.

Por último, merece la pena destacar que por fin aparece Yenrieth y hay un encuentro bonito de padre e hijos. Aunque la forma en que se conocen sea un tanto peculiar...

En definitiva, es un libro recomendable, muy en la línea de los anteriores, con una  buena historia, intriga, acción y que os dejará deseando leer el siguiente de la saga, que será el de Reaver (se espera su publicación para septiembre de 2013).